Posteado por: iconoturismo | agosto 27, 2009

Brasil apuesta a mercado que México puede operar


Brasil se enfoca en el turismo de lujo…

El gobierno apunta a fortalecer el segmento y destacar a nivel regional. El sector es responsable por el 25% de los ingresos generados por los viajes internacionales a nivel mundial

Accede al mundo Carioca...

Accede al mundo Carioca…

São Paulo. Una isla particular en la ciudad de Angra dos Reis en el estado de Río de Janeiro, una antigua hacienda productora de café y una casa con vista al mar en Itacaré, en el estado de Bahía, son parte de la extensa lista de destinos exclusivos de Brasil. Responsable del 25% del ingreso total generado por el turismo a nivel mundial, y casi sin sufrir los efectos de la crisis financiera, el segmento de los viajes de lujo comienza a despertar la atención del gobierno y empresarios brasileños. Aunque aún es poco competitivo en el ámbito de infraestructura turística, Brasil apuesta por la cultura y biodiversidad para ganar terreno frente a competidores como Europa, Asia y sus vecinos.

Para fortalecer el segmento y hacer que Brasil entre de lleno en la ruta global del lujo, el Instituto Brasileño del Turismo (Embratur) firmó en julio un Acuerdo de Cooperación Técnica con Brazilian Luxury Travel Association (BLTA), asociación que reúne a los principales inversionistas del sector. “Brasil está despertando en este segmento y año tras año gana más terreno en el mercado”, afirmó a AméricaEconomia.com.br la gerente de apoyo para la comercialización de Embratur, Karem Basulto.
De cualquier forma, el sector ya trabaja con metas ambiciosas. “Queremos que Brasil sea el responsable del 1% del turismo mundial de lujo en un plazo de cinco a diez años”, sostuvo Nicolas Klenner Peluffo, presidente de BLTA y propietario del resort Ponta dos Ganchos, en el estado de Santa Catarina. De acuerdo con el estudio International Luxury Travel Market Industry Report (ILTM), el segmento generó 25 millones de desembarques alrededor del mundo y US$ 180.000 millones en gastos en 2006, o cerca de US$ 7.200 por desembarque (sólo en viajes internacionales). Considerando esas cifras, Brasil facturaría US$ 1.800 millones si se alcanzara la meta de la asociación.
Precio de exclusividad. Para disfrutar del paisaje y comodidad de una isla exclusiva o de una espaciosa casa a la orilla el mal, se deben pagar precios altos. El arriendo puede variar entre los US$2.500 y US$ 9.000 por día, según el socio gerente de la empresa de turismo CBV Incoming, Franck Vallois. Fundada en 2000 y con sede en Río de Janeiro, la empresa tiene como clientes a agentes de viaje extranjeros y trabaja sólo con productos personalizados. “Planear viajes como estos es como confeccionar vestidos de matrimonio. Uno nunca es igual a otro”, explica Franck.
Ubicado en una península particular en el estado de Santa Catarina, el resort Ponta dos Ganchos también cobra un buen precio por la exclusividad. Los valores diarios varían entre los US$ 630 y R$ 2.200 por pareja. Todas las cabañas tienen vista al mar y están equipadas con bodega, internet Wi-Fi y caja fuerte digital. Pero los precios no asustan a la clientela. Según Peluffo, el hotel registró un aumento de 40% en la facturación de los primeros cinco meses de este año en relación al mismo período de 2008. “Los miembros de BLTA no han sentido la crisis”, dice.
Lejos de las decoraciones rebuscadas y las ostentaciones, los turistas de lujo buscan una experiencia personalizada, explica Peluffo. “El recuerdo tiene que ser lo más auténtico posible. Debe ser un recuerdo que podrá ser contado a los amigos y nietos”. Según el propietario de Ponta dos Ganchos, Brasil es un país pobre en infraestructura para el turismo, pero puede marcar la diferencia gracias a la cultura y biodiversidad. Para el empresario, saber conciliar servicio y naturaleza es el gran desafío del sector: “es necesario encontrar un equilibrio entre el ‘brasilerismo’ y el estándar internacional de calidad”.
Grandes redes se interesan por Brasil. Empresarios y gobierno afirman que importantes redes hoteleras están buscando inversionistas en Brasil para realizar negocios en el corto plazo. Los grupos asiáticos Aman y Six Senses, por ejemplo, ya firmaron contratos para operar hoteles en el estado de Alagoas, según el presidente de la Asociación para el Desarrollo Inmobiliario y Turístico del Noreste Brasileño (Adit), Felipe Cavalcante. Otras empresas como Four Seasons y Jumeirah (propietaria del mítico hotel siete estrellas Burj Al Arab, en Dubai) también estarían observando el mercado brasileño, de acuerdo con el ejecutivo.
“La llegada de estas redes atraerá más turistas internacionales”, pronostica Cavalcante. El presidente de Adit dice que con el fuerte impacto de la crisis financiera en los países desarrollados, el grupo del Bric (Brasil, Rusia, India y China) se transformó en la respuesta natural para los grandes grupos hoteleros. “En relación a otros países del bloque, Brasil destaca debido al ambiente de negocio, similar al de Europa y Estados Unidos, y a la conciencia de que es un país maduro”, agregó el ejecutivo.
Competencia en América Latina. A pesar de la gran oferta de destinos – que van desde Pantanal a la Amazonía, pasando por playas y llanuras – Brasil aún está atrás de algunos países de América Latina en cuanto al turismo de lujo. Eso porque, según Peluffo, los gobiernos y empresarios latinoamericanos del sector realizan un trabajo de promoción de sus destinos en el extranjero hace mucho más tiempo que Brasil. “Como destino de lujo, Argentina es más representativa para Estados Unidos y Europa que nosotros. El país hace años realiza un trabajo de promoción y no exige visa para los estadounidenses. Además, hay excelentes hoteles en Buenos Aires y posadas de alta calidad en diversas regiones del país”, afirmó Peluffo, quien destacó, sin embargo, que Brasil ha presentado un crecimiento superior al argentino en el segmento en los últimos años y que está en camino de sobrepasar a su vecino.
México, según el presidente de BLTA, es lejos el país más desarrollado de la región si se habla de turismo de lujo, seguido por el Caribe. “Eso se debe principalmente al hecho de que el país está pegado a Estados Unidos, que es uno de los mayores mercados del mundo. Es fácil y conveniente para los estadounidenses visitar México”, sostuvo Peluffo, agregando que la nación también cuenta con una excelente oferta de hoteles y servicios.
Perú también es uno de los mejores ejemplos de promoción del turismo de lujo en América Latina. “El mejor barco y el mejor hotel de la Amazonía están en el lado peruano”, ejemplificó Peluffo. El empresario también citó a Uruguay y Chile, ya que tienen empresas turísticas exitosas (como Explora, Nomads of the Seas, Awasi y Ritz Carlton en Chile; y Four Seasons, Mantra y Conrad en Uruguay) y algunos destinos muy conocidos, pero con diferentes niveles dentro del segmento de lujo.
México contrasta con su gran capacidad hotelera instalada…. ven  y visita Nuevo Vallarta…
Anuncios

Responses

  1. Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo 🙂
    online casino nederland


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: