Posteado por: iconoturismo | julio 28, 2015

Airbnb 2015


Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb, fortalezas y amenazas de un modelo de éxito…

La plataforma de alquiler vacacional más famosa del mundo crece de forma exponencial mientras intenta aclarar su contexto legal con las diferentes administraciones. ICONO vivió la experiencia y te cuenta cómo funciona.

Como sucede casi siempre, la idea más sencilla acaba siendo la mejor. En el año 2008, Joe Gebbia y Brian Chesky, dos amigos de 27 años residentes en San Francisco, lo vieron claro. Se celebraba una convención que había dejado a la ciudad sin plazas hosteleras disponibles, así que, como necesitaban dinero para pagar el alquiler, ofrecieron por internet tres camas hinchables con desayuno más la inestimable hospitalidad de un local a otros tantos huéspedes. Seis días más tarde tenían en casa a un indio, un hombre de Utah y una mujer de Boston.
Cada uno de ellos pagó 80 dólares por noche. Los huéspedes pudieron acudir al evento, los anfitriones pagar su casa. Así nació Airbnb (Air bed & breakfast –cama hinchable y desayuno–) uno de los fenómenos más relevantes del mundo del turismo en los últimos diez años, un modelo de éxito incuestionable aunque su vertiginosa implantación en todo el mundo no está exenta de polémica.Irena tiene una casa grande, demasiado para ella, su pareja y su hijo de cinco años… Irena, de unos 30 años, nacida en Sarajevo, me recibe en su casa de Dubrovnik, a solo unos 15 minutos del casco antiguo de la histórica villa croata.

«Muchos turistas prefieren quedarse en la zona vieja, pero esta parte de la ciudad merece la pena, y el camino que te lleva hasta el casco antiguo es maravilloso», dice señalando, desde su jardín, el paseo marítimo que bordea al Adriático. Irena tiene una casa grande, demasiado para ella, su pareja y su hijo de cinco años, así que decidió hacer un apartamento en la parte inferior de la casa y alquilarlo por días.

Luego conoció Airbnb y el círculo se cerró. «Funciona estupendamente. Es fácil para todos, tienen un servicio de atención 24/7, un seguro que cubre posibles desperfectos causados por los huéspedes –de 45.000 euros en Europa, hasta un millón de dólares en EEUU– y te permite conocer gente encantadora», sonríe.

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Viajar sin ser turista

El apartamento en el que nos aloja Irena es correcto, sin lujos, pero agradable y limpio, con dos dormitorios, una pequeña cocina y un baño con lavadora, todo en unos 50 m2. Tiene una capacidad para hasta cinco personas y el precio por noche es de 85 euros. Para hacerse una idea del ahorro, a escasos pasos de la casa hay un hotel boutique con vistas al mar: la habitación doble en temporada alta cuesta uns 350 euros. El apartamento que oferta Irena es grande para una persona, incluso para una pareja (tiene dos camas de matrimonio, y se puede acoplar otra de niño) pero es perfecto para una familia, amigos, etc. Y no solo por el precio, sino por el hecho de poder hacer una vida más cercana a la de los locales.

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Habitación en Dubrovnik.
Porque la idea que subyace en la plataforma es la de conocer un lugar sin ser un turista al uso. El anfitrión también tiene sus sinsabores: «He tenido alguna mala experiencia, de gente que se queja por todo y no entiende que esto no es un hotel, o que rompen cosas y lo niegan, pero en general no hay problemas», explica.

Dice Airbnb que la «hospitalidad» es su principal negocio. Tanto es así, que tanto en la web como en la aplicación cuenta mucho la estima que de ese anfitrión tengan o hayan tenido otros viajeros. Hasta el punto de que un host que tenga muy buenas referencias en varios parámetros (contestación rápida a reservas, asesoramiento, trato general) puede ascender a la categoría de «superhost». Pero no todo el mundo quiere un anfitrión, y aunque más de un 70 por ciento del millón de anuncios que hay en la plataforma son habitaciones o apartamentos en una casa habitada, también se rentan espacios independientes, en los que todo el trato con el dueño suele ceñirse a la entrega de llaves.

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Tsunami para el sector

No es el caso de David, un profesor universitario de 41 años que alquila una habitación de su casa a través de Airbnb en el barrio de Malasaña (Madrid). Conoció la plataforma online a través de unos amigos y al comprarse un piso en la calle del Barco decidió empezar a alquilar una habitación como ayuda para pagar su vivienda. «Desde entonces no he parado de alojar a huéspedes. La experiencia es sencilla y llanamente magnífica. Conoces gente de muchas partes del mundo, de otras culturas, empatizas con algunos de ellos y el resultado es muy positivo».

La plataforma ha alojado a más 35 millones de personas desde su creación
La implantación de Airbnb ha sido un tsunami para el sector. La plataforma ya tiene anuncios en 34.000 ciudades de 190 países, ha alojado a más 35 millones de personas desde su creación (la tercera parte en 2014), y tiene en nómina a unos 1.900 empleados en todo el mundo. Todos son récords en solo siete años de existencia, aunque nada haya sido fácil. No lo fue al principio, cuando sus ideólogos no encontraban financiación, y no lo es ahora que abanderando el llamado home sharing tienen que lidiar con las administraciones públicas y con los lobbys del sector hotelero.

La madre de las batallas se juega en el terreno fiscal, donde los hoteleros no conciben que prestando el mismo servicio –alojamiento– que ellos, los anfitriones paguen al fisco menos. Airbnb defiende, por su parte, que la actividad es un ingreso extra para el host, que en ningún caso puede compararse con un hotel. Sea como fuere, el equipo de políticas públicas de la firma trabaja por todo el mundo intentando convencer a países y ciudades sobre la conveniencia de apoyar este modelo de consumo colaborativo.

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Airbnb 2015

Una de las críticas de los lobbies es que son economía sumergida… David, el profesor que alquila habitación en Malasaña, no está de acuerdo con la persecución que se realiza a esta actividad: «Estoy dado de alta como autónomo por lo que cada mes abono la cuota y tributo los ingresos anualmente por IRPF. Quiero destacarlo porque cuando se atacan a conceptos de economía colaborativa, una de las críticas fundamentales de los lobbies es que son economía sumergida».

Sea como fuere, la expansión vertiginosa de Airbnb no cesa. Para defender su modelo frente a las autoridades exponen que sus huéspedes están 2,4 veces más tiempo en el destino que el «turista típico», o que gasta 2,3 veces más dinero, haciéndolo además de forma más repartida por los diferentes barrios. También que el 53 por ciento de sus anfitriones afirma que los ingresos por alquilar un espacio han sido importantes para poder conservar la casa.

David Losa Actualizado Lunes, 20 de julio de 2015 – 18:38h.
@deividlost

Airbnb 2015 en FANPAGES

Airbnb 2015 en FANPAGES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: